Sobre mí

Un día, desempolvé una cámara de tipo bridge de mi padre con dos modos semiautomáticos y el destino hizo que descubriera uno que me llamó especialmente la atención, el tiempo de exposición… A día de hoy lo que más me sigue llenando son las fotografías de larga exposición, especialmente las marinas. No podría contabilizar los segundos, días, horas, semanas, meses, o incluso algún año ya, que me he pasado delante de la cámara esperando a escuchar el obturador y ver cómo se ha captado mi pequeño momento. Aunque nací en la capital, la vida me acabó dando un hogar en Galicia, en un entorno que considero privilegiado. Adoro el paisaje que me rodea y no se me ocurre nada mejor que vivir a 5 minutos del mar. Disfruto cada momento que tengo de esa libertad. Donde otros ven un límite, un “fin del mundo”, yo me siento libre; tranquilo; relajado, con el sonido de las olas mojándome los pies y las patas de mi trípode.

Creo que los fotógrafos de naturaleza tenemos el “poder” de transformar un día de tormenta con grandes olas en una piscina tranquila en la que nadie dudaría en darse un baño. En realidad, lo que hacemos es plasmar nuestra visión subjetiva, intentamos transmitir cómo nos sentimos en ese momento. Si te entran ganas de ese chapuzón, lo habré conseguido.

Mi afición a viajar (solo soy uno más entre tantos apasionados), me fue llevando a caer en la fotografía urbana y social. ¿Quién puede resistirse a coleccionar instantáneas de la gente auténtica? Es mi opinión personal, pero sé que compartida, que no hay nada mejor que captar el momento de algo improvisado, que surge, que es así. En ese instante es cuando las personas dan lo mejor de sí, porque las reconocemos en la imagen tal y cómo lo habíamos vivido en la realidad. Cada sonrisa, cada lágrima, cada gesto, es único. Hay momentos irrepetibles, pero de nuevo nuestro “poder” nos permite hacerlos eternos. Y esto me ha ido encaminando de los viajes a ocasiones tan especiales como una boda. No existirá jamás posado alguno que sustituya la emoción que una persona puede sentir en ese momento determinado. Yo quiero captar eso.

A pesar de esta parte tan bonita de la fotografía, existe una parte técnica. La palabra Arte proviene del griego τέχνη y esta no es otra cosa que técnica. No podría definirme nunca como conformista. Me exijo mucho personalmente porque me gusta tener una buena fotografía a nivel técnico. Quiero que diga algo, aunque haya que romper alguna de las reglas para salvar el momento, pero haré todo lo posible para que no sea así. Hacer que las cosas difíciles parezcan fáciles. Eso es lo que hacemos los artistas.

RUBENBLANCO

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar